Escuchaba en una emisora de radio a alguien que se cuestionaba cómo debía ser la ciudad del futuro y me vinieron a la mente 3 nombres:  Cerdà, Prat de la Riba y el Sistema Sanitario Catalán de Salud.

El Sr. Cerdà diseño el eixample (ensanche) de tal forma que la ciudad era agradable, con baja densidad, fácilmente asumible, esponjada, social y lógica. Está claro que la codicia se cargó el diseño y convirtió el plan en un simple diseño de cuadrículas con edificaciones a mayor alturas, cargándose los patios interiores y masificando lo que hubiera sido un paraíso. Bien, ciudad ideal solo debería recuperar el urbanismo del Plan Cerdà.

En segundo lugar, habría que poner al frente de la gestión un Prat de la Riba, es decir, alguien con un espíritu de servicio sin fisuras, capaz de coordinar a los diferentes actores y dedicar sus esfuerzos a temas tales como el sistema de enseñanza dotando de escuelas y bibliotecas la geografía del territorio, actuando en la creación de carreteras y medios de transporte como el ferrocarril y a los planes dotarlos de presupuesto para la conservación y mejora.

Y finalmente, lo que no pudo hacer Prat de la Riba porqué desde su ámbito de actuación no dispuso de autoridad suficiente, dedicar gran esfuerzo a mantener y mejorar, especialmente en lo concerniente a retribuciones, el sistema catalán de salud, reconocido como uno de los mejores del mundo.

Tan sencillo como eso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies