¿Por qué le hemos cambiado el nombre al marketing?
Es un secreto a voces que estamos en un mercado de oferta, más o menos como cuando nació el marketing.
Otra vez las empresas vuelven a interesarse por el Cliente, algo que no deberían haber olvidado nunca.
Eso sí, por el camino nos hemos inventado el marketing industrial, el farmacéutico, el bancario, … el marketing directo y ya, para redondear, el marketing digital.
Y con unos cuantos anglicismos vamos convirtiendo partes en el todo: merchandising para comercializar camisetas de jugadores de futbol, neuromarketing para un tipo de investigación motivacional, el inbound marketing para “contactar con un usuario al principio de su proceso de compra y acompañarle hasta la transacción final” etc. etc. etc.
Pero seguimos pidiendo una “campaña de marketing”, le ponemos en la tarjeta al que lleva la publicidad “director de marketing” y cuando vemos los anuncios de IKEA, decimos que hacen un “marketing muy agresivo”.

No, no nos hemos olvidado del Cliente, le hemos convertido en diana de nuestros ejercicios de tiro. Dicho al estilo cazador, le hemos convertido en la pieza a cobrar.

Pues eso es lo que tratamos de solucionar con nuestra filosofía reflejada en el libro (exclusivo) “MARQUIMTING: La Gestión Empresarial con Sentido Común” porqué, realmente, el único problema de la Empresa está en la Gestión con visión de Cliente, algo de lo que muchos hablan, sobre todo ahora que se ha puesto de moda la “experiencia de cliente” una banalidad porqué, como decía SEARS y después continuó EL CORTE INGLES: “Satisfacción garantizada o devolvemos su dinero”, es decir véndame algo que me interese porqué si me engaña no volveré a mirarle la cara.
En marquimting recuperamos para el marketing su valor como filosofía de gestión y no aceptamos que su nombre quede polarizado en la publicidad y el conjunto de técnicas de comunicación e impulsión, mucho menos que se encasille en el uso de las nuevas tecnologías que, ni lo resuelven todo ni son las únicas herramientas para una buena gestión empresarial.
Lo que hace falta es talento y constancia.
Talento, visión de negocio, creatividad… características de emprendedor, de empresario, de líder, de gestor; que pueden ser innatas o pueden construirse con las metodologías adecuadas.
Constancia en el empleo de herramientas de gestión que orienten, sitúen y conduzcan a las mejores decisiones.
marquimting es la Gestión Empresarial con el acento puesto en el cliente; es una reflexión, un instrumento para repensar lo que estamos haciendo, un regreso al futuro y una simplificación para hacer fácil la formación permanente.
Hay cuatro momentos clave sobre los que debemos poner nuestra más completa atención, son cuando el cliente COMPRA, cuando PAGA, cuando USA y cuando HABLA.
Seguiremos hablando de ello.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies