Programa de televisión, van a anunciar un combate de boxeo entre dos oponentes que disputarán un título importante.
Presentador en medio y entra un púgil por cada lado del escenario, se acercan al presentador que hace intención de hacer que se saluden.
El púgil 1, con mirada torva, le pega un empujón al púgil 2, evidentemente este no se queda calladito, le arrea un puñetazo al que le ha agredido, la cosa se complica, se lían a mamporrazo limpio, caen, arrastran en su caída al presentador, acude más gente, un tumulto.
El locutor que narra el episodio, convencido, aporta el siguiente comentario: “No hay que preocuparse, eso solo es MARKETING”
La degeneración absoluta del término.
Si hemos llegado hasta aquí, quiere decir, claramente, que ya nadie sabe lo que es el marketing y que ya se ha asimilado que toda acción que comporte una llamada de atención, elegante o barriobajera, es marketing.
Si quieren volver a recuperar el concepto, no se pierdan la información de “MARQUIMTING: La Gestión Empresarial con Sentido Común” de venta en esta web.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies