Es sintomático que el móvil resulte tan representativo del estilo personal, de hecho y como dice mi buen amigo Luis, eso de llevar móvil solo sirve para que te molesten cuando más inoportuno puede resultar, pero… en la época que vivimos, tan solo una pequeñísima parte de la población puede permitirse ese «lujo» los demás, por presión social, por auto-convencimiento, por practicidad o por obligación, nos encontramos en el gran grupo de los portadores de móvil.

Que móvil, el último modelo de iPhone, Samsung, Sony… o sigues fiel a Nokia, o eres de la Blackberri, o te has pasado a los nuevos (y baratos) Huawei, o eres tan pudiente que has comprado tu móvil en alguna joyería de lujo?

Realmente, lo que sucede es que la mayor parte de posibilidades tecnológicas que ofrecen esos aparatos, no son usadas por la gran mayoría de usuarios, con lo que… llevar un terminal de gran capacidad, sin usar más que sus funciones telefónicas de voz o enviar y recibir mensajes, denota más necesidad de «mostrar» posición que estar tecnologicamente al día.

En un peldaño algo superior están (y no solo los jóvenes) los que usan el GPS y consultan redes sociales. Más allá los que son capaces de usar el móvil como oficina bancaria o manejar eso de los billetes del AVE

Si observamos la pirámide de usuarios, se hace evidente que en la cúpula están los más avezados en el uso de las nuevas tendencias y esos son los que van «contaminando» las zonas bajas de la pirámide, lo que produce un ascenso de usuarios hacia el mayor y mejor uso de los terminales.

Añadamos a este proceso natural, la presión de las marcas a través de sus campañas de comunicación e impulsión, para ir tomando conciencia del cambio  de hábitos que se implementa en el día a día de todos hasta configurar un nuevo paradigma vital.

Pero no perdamos de vista que el modelo que exhibimos nos «retrata» y que los modelitos de joyería son para fardar y que los que saben, solo emplean modelos que ofrecen buenas soluciones y – normalmente – al precio más bajo que pueden conseguirse esas prestaciones.

El móvil es una herramienta, no un accesorio decorativo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies