El otro día me apunté a un cursillo para mejorar mis (pocas) habilidades manejando el móvil y… sorpresa, lo primero que nos soltó el (indecentemente) joven profesor fue: Señores, lo que llevan en el bolsillo y que llaman teléfono, no es un teléfono, es un ordenador, potentísimo, que además incorpora una utilidad que le permite hacer las funciones de teléfono.

Y es cierto, mi móvil es más potente que aquellos ordenadores de los centros de cálculo que conocí, que trabajaban con tarjetas perforadas en salas climatizadas y que había que contratar por horas ya que era imposible tener una instalación como aquellas en cada empresa.

Y eso es lo que le pasa a la publicidad, mal llamada marketing, que es una aplicación de marketing.

Es lo de siempre, confundir la parte con el todo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies